Consejos para viajar en moto este verano

Es posible que viajar en moto con frío no sea algo demasiado agradable. Sin embargo, conducir en épocas de calor tiene algunos riesgos de los que debemos protegernos. Por ello, aquí te traemos esta serie de consejos que deberías tener en cuenta:

Ropa de moto pese al calor

Hasta temperaturas de 40 grados, las protecciones de moto que podemos encontrar en tiendas como Martimotos con ventilación en aberturas específicas serán suficientes para protegernos y conservar una buena temperatura corporal. Pero, por encima de los 40 grados, ha

Medios

brá que llevar ropa interior transpirable y muy ligera para que podamos evacuar al máximo la sudoración y el calor.

Lo sentimos, pero no puedes prescindir de la ropa de protección en verano, por tu propio bien. Por mucho calor que te dé. Como mucho, puedes optar por vestir ropa de moto de color claro para aislar mejor del calor.

Reduce la exposición al sol

La piel se quema en muy poco tiempo, especialmente, cuando vamos en moto: el sol y el viento seco consiguen un poder abrasivo que puede provocar horribles quemaduras a las zonas no cubiertas de la piel. La nuca, por ejemplo, es una zona especialmente sensible.

Hay que hidratarse bien

Corremos el riesgo de sufrir un mareo o, incluso, un golpe de calor, si no somos lo suficientemente precavidos. Para empezar, debemos ir parando de forma frecuente para reponer líquidos. Además, la falta de líquido también puede llevarnos a sufrir calambres musculares aumenta la sensación de cansancio.

Descansa cuando lo necesitas

Si sientes sensación de mareo, agobio, vista borrosa, calambres o náuseas, debes parar cuanto antes en un lugar con sombra para descansar y beber con calma. Quítate la chaqueta y humedécete la camiseta para contribuir a que descienda tu temperatura corporal.

Evita las horas críticas

En época de altas temperaturas, lo mejor que puedes hacer es evitar viajar en horas en las que los rayos de sol caen con menos clemencia. Por ello, si el viaje es muy largo, lo ideal es hacer un tramo a primera hora del día y reanudar con una segunda etapa al atardecer, cuando el sol comienza a claudicar. Se trata del método que siguen los viajeros del desierto, dado que lo ideal es evitar los momentos de mayor temperatura para no caer en riesgos de deshidratación, agotamiento y mareos.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *