¿Cuándo decir que no a una oferta de trabajo?

Hoy, tenemos como invitada a Lauda, una profesional que trabaja en una asesoría laboral de Barcelona, y que nos va a hablar sobre algunas consultas que ha recibido últimamente y sobre las que ha recomendado no coger la oferta de trabajo en cuestión. Porque, sí, son momentos difíciles, pero eso no significa que debamos aceptar cualquier cosa…

 

Consulta: “En una empresa, me piden trabajar una semana de prueba gratis, un total de 45 horas semanales.”

 

Laura: Rechaza esa oferta, pues su ilegalidad es indudable. La empresa está llevando a cabo incumplimientos laborales de carácter muy grave de acuerdo a la ley de infracciones y sanciones en el orden social.

Para empezar, es muy grave que la empresa no te dé de alta en la Seguridad Social, es muy grave que no formalice la relación laboral mediante un contrato y, en definitiva, se trata de una oferta de contenido ilegal. Mi consejo es que acudas a los servicios jurídicos del Sindicato para que te asesoren en profundidad en cuanto a los comportamientos legales a seguir en este tipo de situaciones, especialmente, si ya has iniciado tu prestación laboral con esta empresa.

 

Consulta: “Me ofrecen trabajar como costurera con el salario mínimo, con la compensación de estar asegurada las 8 horas, pero con la obligación de realizar horas extras a un precio bajo.”

 

Laura: Tener el salario mínimo, obviamente, es algo legal. Pero, personalmente, si no te encuentras en una situación desesperada, te recomendaría renegociar el contrato, o esperar a contar con una oferta mejor. Por otro lado, ten en cuenta que estar asegurada las 8 horas que trabajas al día no es una compensación, sino una obligación que debe cumplir la empresa. Si, en futuras ocasiones, te encuentras en un trabajo en el que no te aseguran tu jornada laboral al completo, debes denunciarlo.

Por otro lado, no existe una ley que te obligue a realizar horas extra, por lo que te recomendaría que acudieses al servicio jurídico del Sindicato si te obligan a llevarlas a cabo.

Tened siempre en cuenta que un contrato firmado, sea del tipo que sea, nunca puede contradecir a una ley.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *